La inmigración en Estados Unidos tiene una larga historia. La primera ley sobre inmigración fue aprobada en 1790 y se llamaba Ley de Naturalización. La ley establecía que los extranjeros podían convertirse en ciudadanos de Estados Unidos si cumplían ciertos requisitos. La inmigración en Estados Unidos siguió aumentando durante el siglo XIX y el XX. En 1965, se aprobó la Ley de Inmigración de Hart-Celler, que eliminó el sistema de cuotas. La ley también estableció nuevas categorías de inmigrantes, como los inmigrantes por razones humanitarias y los inmigrantes con habilidades especiales. La inmigración en Estados Unidos ha disminuido en los últimos años. La mayoría de inmigrantes en Estados Unidos son latinos y asiáticos.